¿Por qué debo guardar la sangre del cordón umbilical de mi bebé?

La sangre del cordón umbilical del bebé es poseedora de una gran cantidad de células hematopoyéticas. Estas son usadas en el tratamiento de diferentes enfermedades, de ahí que existan bancos de sangre del cordón umbilical.

Pero ¿por qué guardar la sangre del cordón umbilical? En esta publicación abordaremos más sobre las células madre hematopoyéticas y por qué guardarlas para el tratamiento de enfermedades.

¿Qué son las células madre hematopoyéticas?

En general, las células son capaces de producir copias de sí mismas, pero existe un tipo de estas que tienen la capacidad de madurar y volverse otros tipos de células. A aquellas se les conoce como hematopoyéticas y, aunque también se encuentran en la médula ósea, se ubican en mayor concentración en la placenta y en el cordón umbilical de los recién nacidos.

Uso de las células del cordón umbilical del bebé

Según el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología, las células madre que se encuentran en el cordón umbilical son capaces de combatir hasta 70 enfermedades. Principalmente, aquellas que guardan relación con el sistema inmune, trastornos neurológicos y genéticos. Según el informe del Colegio, aquella es usada principalmente para fortalece el sistema inmune de pacientes que reciben terapias contra el cáncer.

¿Por qué guardar la sangre del cordón umbilical de mi bebé?

Ningún miembro de tu familia está a salvo de padecer alguna enfermedad que tenga como tratamiento principal o como método alterno, el uso de células madre. Aunque existen bancos públicos de donde puede conseguírselas, la de la sangre del cordón umbilical de bebés de tu propia familia, suele ofrecer mayores beneficios, entre ellos:

  • Las células madre hematopoyéticas del cordón umbilical tienen un mayor porcentaje de éxito por compatibilidad que las de la médula ósea.
  • El proceso de extracción de las células madre del cordón umbilical es más fácil que el que se obtiene por médula ósea y no implica riesgos para el donante.
  • La sangre del cordón umbilical dura más tiempo que la de la médula ósea, por lo tanto, se puede congelar y conservar para ser usada cuando se necesite.

Bancos de sangre de cordón umbilical

Como se ha comentado líneas arriba, existen bancos públicos y privados para conservar la sangre del cordón umbilical. En el caso de los primeros no existen cargos por la conservación de la sangre y las células hematopoyéticas obtenidas pueden ser donadas a cualquier persona que las necesite. Por otro lado, en los bancos privados, suele cobrarse por la conservación de las células y estas son guardadas hasta que sean necesitadas para un autotrasplante o en la donación dirigida a parientes del donante.

Es importante saber que, si se decide guardar las células madre del cordón umbilical, la decisión debe ser tomada semanas antes del parto. Asimismo, no todas son donantes potenciales; para empezar, debe proceder de partos que se den en un ámbito hospitalario; asimismo no deben presentar riesgo de transmitir ninguna enfermedad genética ni infecciosa (Rodríguez, Elósegui, et al, 2008).

 

Fuentes:

Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología

https://www.acog.org/Patients/Search-Patient-Education-Pamphlets-Spanish/Files/Bancos-de-sangre-del-cordon-umbilical?IsMobileSet=false

Rodríguez et al

https://www.osakidetza.euskadi.eus/contenidos/informacion/osk_publicaciones/es_publi/adjuntos/especializada/Protocolo_Donacion_SCU_Euskadi.pdf