Nuestro procedimiento es estándar a nivel mundial

Nuestro procedimiento es estándar a nivel mundial

Descongelamiento

Ante el requerimiento exclusivo por parte de sus titulares, Lazo de Vida se compromete a acondicionar la muestra y entregarla en un contenedor especial para el transporte de células criopreservadas, que garantiza que en todo momento conserven la temperatura adecuada hasta llegar a su nuevo destino, donde serán utilizadas o nuevamente almacenadas, de acuerdo a su voluntad.
Lazo de Vida, garantiza su disponibilidad inmediata, debiendo realizarse la descongelación según protocolo del Banco, para así garantizar la viabilidad de la muestra. Nuestro personal cuenta con 30 años de experiencia en técnicas de descongelación celular.

Almacenamiento

Una vez criopreservadas las células madre, se llevan a un tanque de almacenamiento provisto de nitrógeno líquido, que permitirá mantener el producto inmerso a –196ºC durante todo el tiempo que sea necesario.

Durante esta etapa del proceso realizamos el análisis de lo obtenido en el proceso,el laboratorio debe garantizar que lo obtenido son las células madre, para ello se identifica un marcador presente en la superficie de éstas células llamado antígeno CD34. Las células que tienen este antígeno son las que se usan para lograr regenerar una médula ósea enferma.

Asimismo, es importante garantizar que las células CD34 positivas sean viables, por lo que procedemos a realizarles su estudio de viabilidad.

Debemos asegurar también que las células preservadas, no trasmitan enfermedades a través de la sangre, por lo que se detectará en la madre todos los marcadores sanguíneos contra HIV, Hepatitis B y C, HTLV – I/II, Sífilis, Chagas, y en las células a preservar se realizarán los cultivos microbiológicos cuyos resultados garanticen la esterilidad del producto.

En todos los casos se proporcionará a los padres un informe pormenorizado que incluya: volumen de sangre colectado, viabilidad de las células, concentración de células madre (CD34+), resultados de los exámenes de detección de enfermedades trasmitidas a través de la sangre y de los cultivos microbiológicos.

Validación
Sólo después de obtenidos los resultados del análisis del producto y comprobada su validez se procederá a consignarla como apta para su uso terapéutico.

 

Procesamiento

Lazo de Vida, utiliza kits especiales que garantizan el mejor procesamiento del producto a preservar bajo la modalidad de circuito cerrado, garantizando la esterilidad del proceso.

El proceso cuenta con dos etapas:

Reducción de volumen
En el laboratorio se realiza el procesamiento de la sangre obtenida, para descartar todos los elementos no útiles para el potencial trasplante, eliminándose el plasma, los glóbulos rojos, las células blancas maduras y las plaquetas, dejando sólo un pequeño volumen en él que están concentradas las células que nos interesan, esto es las “células madre”.

Criopreservación
La criopreservación de las células concentradas, es un procedimiento diferente al de congelación, ya que con la finalidad de garantizar la viabilidad de las células, usamos equipos especiales de alta tecnología, que permiten un descenso gradual y programado de la temperatura hasta -80° C. A esta temperatura se logra detener los procesos propios del metabolismo, que destruirían las células, y por tanto permiten que una vez almacenadas mantengan su vitalidad por años. De otro lado en esta fase es necesario adicionar agentes protectores (crio-protectores) que minimicen los efectos negativos de la congelación.

Recolección

Es un procedimiento que consiste en la extracción de la sangre del cordón mediante punción de la vena umbilical y el corte de un extracto de cordón umbilical para recolectar y conservar el tejido de cordón (gelatina de Wharton) Su realización es muy sencilla, indolora e inocua tanto para la madre como para el bebé, y es realizado por el gineco-obstetra que atiende el parto.

Como cualquier procedimiento médico se requiere absoluta limpieza (asepsia), la cual está garantizada en las salas de operaciones o en las salas de parto, debiendo tomarse las precauciones necesarias para evitar que la sangre se coagule, y tratando de recuperar el mayor volumen posible y de recolectar la mayor cantidad de tejido de cordón posible (mínimo 20 centímetros). Esto para poder tener la posibilidad de conservar la mayor cantidad de Células Madre posible.

Para su recolección se usan bolsas similares a las que se emplean en los Bancos de Sangre y un tubo de colecta con solución antibiótica para la colecta de tejido de cordón.